Alerta CEDH sobre bomba de tiempo en el penal del Topo Chico

0
72

Dijo que desde el pasado 11 de febrero se cumplió un año de la tragedia sucedida en el Centro Penitenciario Topo Chico.
Monterrey, N.L.-La Comisión estatal de Derechos Humanos (CEDH) rechazó el rumbo que lleva el Penal del Topo Chico, pues aun hay asignaturas pendientes en cuanto a salud, procesos de reinserción social y alimenticia de sus internos.

Este martes en rueda de prensa, la titular de la CEDH Sofía Velazco dijo que al hacer un balance del motín del Topo Chico hay asignaturas que deben de cumplirse.

Dijo que desde el pasado 11 de febrero se cumplió un año de la tragedia sucedida en el Centro Penitenciario Topo Chico.

“Esta Comisión estatal de Derechos Humanos lo recuerda con profunda tristeza, ya que cuarenta y nueve personas perdieron la vida en un enfrentamiento de internos pertenecientes a grupos rivales. Este fatal evento penitenciario nos colocó lastimosamente en las noticias de primera plana, no sólo en la nación, sino en el mundo”.

“La tragedia no terminó en esa fecha, posteriormente sucedieron eventos que daban cuenta del antagonismo entre los grupos de internos en los meses de abril, junio y octubre”.

Así es que ante hechos de tal magnitud, la Comisión se dio a la tarea de revisar las condiciones prevalecientes en el Centro Penitenciario y formuló un Informe Especial sobre la situación del Topo Chico. Informe que fue dado a conocer en junio de ese año.

“En dicho Informe se realizaron observaciones en el contexto del Sistema Universal, Interamericano y de Derecho Interno de los Derechos Humanos. Se tuvo especial referencia a las llamadas Reglas Mandela, que establecen las condiciones que deben prevalecer en los Centros de Reclusión. Las observaciones fueron acompañadas de propuestas a la autoridad, propuestas con carácter no vinculatorio y con ánimo constructivo en la solución de los problemas”.

Expresó que a un año de esos hechos, se realiza un breve recuento y balance del estado que guardan los derechos humanos observados a partir de aquella fecha y hasta el pasado día siete de febrero, momento en que se realizó la última visita a este Centro Penitenciario.

“La integridad de las internas e internos continúa sin garantizarse plenamente, las personas recluidas tanto hombres como mujeres refieren temores de que les quiten la vida o recibir agresiones que vulneran su integridad física y/o emocional. La Comisión a través de la coordinación penitenciaria ha canalizado recurrentes solicitudes para lograr la seguridad de los internos”.

“El número de personas internas ha disminuido; hace un año tenía 3 mil 595 (3,164 hombres y 431 mujeres), esa cantidad pasó a ser en este 2017 de 3,162 (2,734 hombres y 428 mujeres). Es decir, 433 personas internas menos que el día de la tragedia. De acuerdo a la capacidad instalada del centro, no existe sobrepoblación. Sin embargo, la distribución y separación que los internos tienen no es la que la normatividad señala; separación de quienes se encuentran vinculados a proceso y aquellos que están sentenciados”.

Expresó que tampoco existe la separación entre las personas de acuerdo al grado de riesgo y/o violencia que presentan frente a sus iguales. Ante ello, las áreas denominadas “transitorias”, son espacios para resguardar que las y los internos no sean agredidos o ellos no agredan a los demás.

“En el Topo Chico se requiere con premura extender los trabajos de remodelación que permitan la separación de los internos a efecto de lograr la distensión del ambiente, y así evitar en consecuencia, riñas y violencia”.

(AME)