Atribuye Maduro a “sabotaje” retraso en circulación de nuevos billetes

0
71

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció hoy que el país es víctima de un “sabotaje” internacional que ha retrasado la circulación de los nuevos billetes, más ajustados a una economía inflacionaria.

“Tengo que denunciar que estamos siendo víctima de un sabotaje internacional para que los nuevos billetes, que ya están listos, no puedan ser trasladados a Venezuela. Lo denuncio”, señaló Maduro.

En una concentración política en Caracas, luego de una marcha de partidarios del gobierno, Maduro dijo que el “sabotaje” ha provocado el retraso de la llegada de los billetes a los venezolanos, lo que ha generado hechos de violencia por el descontento popular.

Afirmó que debido al “sabotaje” el país no ha recibido los billetes de 500, mil, dos mil, cinco mil, 10 mil y 20 mil bolívares, los cuales complementarán a los vigentes de dos, cinco, 10, 20 y 50 bolívares.

Fuentes bancarias dijeron que una parte de los billetes vienen de Estados Unidos y otra de Reino Unido, donde fueron impresos.

Los venezolanos se encuentran desde el viernes pasado sin liquidez para sus compras cotidianas, ya que los billetes de 100 bolívares, los más solicitados, perdieron todo su valor, y los nuevos no habían llegado al país.

Maduro denunció que grupos de la oposición, apoyados en “mafias”, aprovecharon la situación para generar hechos de violencia.

Afirmó que personas vinculadas a los partidos opositores Primero Justicia (PJ) y Voluntad Popular (VP), del líder preso Leopoldo López, fueron detenidas por el saqueo e incendio de un banco en la localidad de Guasdualito, en el estado sureño de Apure, en medio de protestas por el retiro de los billetes de 100 bolívares.

“Es lo que sucedió ayer en Guasdualito por un grupo de derecha de Primero Justicia y Voluntad Popular. Ya están capturados los responsables del ataque a la sede del Banco de Venezuela, están tras las rejas”, agregó.

Maduro explicó que “estos grupos, apoyados en mafias, buscan la desesperación de sectores populares en algunos puntos del país por una medida que tomé, necesaria porque estaban sacando los billetes de 100 para dejar al país sin billetes en diciembre, como parte de un golpe económico”, aseveró.

En la concentración en apoyo al gobierno y por los 186 años de la muerte del Libertador Simón Bolívar, el gobernante señaló que la medida de dar de baja al billete de 100 fue en respuesta a la acción de las supuestas mafias que dirigen una conspiración contra la economía.

Aseguró que la medida era para castigar a las supuestas mafias colombianas que contrabandearon el papel moneda.

“Se les quedaron más de 300 mil millones de bolívares en las manos de las mafias en Cúcuta y Maicao y estamos aligerando la entrada de los nuevos billetes”, señaló.

El retraso en la circulación de los nuevos billetes provocó el estallido de protesta en varias ciudades del país, que dejaron tres muertos, decenas de heridos y unos 200 detenidos, según cifras no oficiales.

Maduro advirtió que el gobierno “tendrá mano de hierro” contra quienes persistan en alterar el orden.

“Pido el apoyo de todo el pueblo. Esto es en función de todo el interés nacional, de toda la economía”, afirmó.

Las manifestaciones comenzaron el viernes pasado, después que fue dado de baja el billete de 100 bolívares y los venezolanos se encontraron sin liquidez, ya que tampoco habían salido los nuevos billetes.

Las protestas volvieron a estallar este sábado en los estados de Bolívar, Táchira y Zulia.

Por la medida, los venezolanos tienen un plazo de cinco días para depositar o canjear en el Banco Central de Venezuela (BCV) el papel moneda.

En el estado de Bolívar, el alcalde del municipio Sifontes, Carlos Chancellor, declaró la zona en emergencia, luego de que los asaltos y saqueos a los comercios dejaron tres muertos y varios heridos en la localidad minera de El Callao.

Este sábado se volvieron a presentar las protestas, luego de que los comerciantes se negaron a aceptar billetes de 100 bolívares.

Las manifestaciones también se repitieron en el estado occidental de Zulia, en cuya capital, Maracaibo, está la otra sede del BCV, después de la de Caracas, donde se pueden depositar los billetes.

En Maracaibo hubo focos de violencia y saqueos, con ciudadanos denunciando que el BCV no quería canjear los billetes sin valor por otros de los que siguen vigentes.

La opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) dijo que el gobierno creó un caos económico al apropiarse del dinero de los venezolanos. Señaló que las medidas del gobierno han terminado produciendo una “situación de profundo malestar que se ha expresado en protestas populares espontáneas”.