Buscan organizaciones desarrollar soft skills en sus trabajadores

0
33
????????????????????????????????????
????????????????????????????????????

*Habilidades como comunicación efectiva y liderazgo es lo que actualmente las empresas esperan desarrollar entre sus empleados, de acuerdo con Natalia Vázquez Ramírez, coordinadora de Programas para Empresas de la Universidad de Monterrey

San Pedro Garza García, Nuevo León, 11 de enero 2017.- La manera de trabajar en México ha cambiado y los ambientes y prácticas laborales que se vivían hace algunas décadas ya no son los mismos.

Problemas como falta de comunicación o comunicación truncada, fricciones con colegas o un alto índice de rotación en algunos puestos, pueden ser el resultado de las dificultades de las empresas para acatar las necesidades de los empleados de nuevo ingreso y de las necesidades que los tiempos actuales ameritan.

Natalia Vázquez Ramírez, coordinadora de Programas para Empresas de la Universidad de Monterrey, explica que uno de los retos más recientes que las organizaciones encuentran en sus oficinas es el choque generacional y cómo los empleados pueden relacionarse armoniosamente y trabajar hacia un objetivo en común.

“Las generaciones que están en puestos gerenciales o directivos se están topando con que su fuerza básica, o el primer cuadro, son los Millennial, que como tal buscan mucha retroalimentación y están hiperconectados. Entonces se preguntan: ‘¿cómo te entiendo?, ¿cómo me comunico contigo?’”, comentó y agregó que para crear un puente de comunicación entre generaciones es necesario enfocar la atención en la inteligencia emocional.

“El Baby Boomer busca reconocimiento, dinero y una oficina más grande, y el Millennial está buscando calidad de vida, que su trabajo tenga trascendencia; entonces ¿cómo se genera un puente de comunicación?, porque el primero es el jefe del segundo. Lo que buscan es una guía en inteligencia emocional, porque este tema es muy diferente entre generaciones: un Millennial puede pensar ‘tú eres mi jefe y puedo hablar contigo abiertamente de mis problemas’ y para el jefe es ‘¿y yo porque tengo que venir a resolvértelos?’. Pero es porque el Millennial así establece sus relaciones, y ahora los jefes están descubriendo esa faceta de sus colaboradores”, ejemplificó la coordinadora.

La coordinadora señaló que las empresas ahora procuran más el desarrollo de soft skills, habilidades como la comunicación efectiva, liderazgo e interacción social, las cuales ayudan a la formación del empleado; mientras que las hard skills son habilidades técnicas, como por ejemplo el manejo del paquete Microsoft, programación u operación de maquinaria.

“Las empresas, en su mayoría, ya no necesitan tanto la parte técnica, sino que contratan a una persona por ciertos conocimientos, pero también por la actitud, y lo que hacen para que cuando ya está dentro de la organización, desarrollar en ella la parte de soft skills en temas como de trabajo en equipo, liderazgo, desarrollo de otros y que tienen que ver con colaboración”, aclaró Natalia.

La modernización de las empresas, además, está tomando cada vez más esta ruta para evitar problemas como la alta rotación en ciertos puestos, malas relaciones entre colaboradores y un clima laboral tenso, pero también para entrenar a un recién egresado para que en el futuro tenga un puesto de gerencia o jefatura dentro de la organización.

“En los programas de los altos potenciales, jóvenes que tienen dos o tres años de egresados pasan por toda la organización en diferentes roles como para luego darles un cargo de jefatura de responsabilidad. Si no acompañas a esa persona, al nivel anímico o personal, al momento que vaya asumiendo esas responsabilidades, lo quemas, porque lo creces muy rápido”, explicó.

La coordinadora agregó que además se emplea un programa de mentoring, una modalidad en la que un jefe o director sirve de mentor del nuevo recluta y le transmite su experiencia, pero también lo acompaña en los retos.

Asimismo, la creatividad y la innovación están tomando importancia en las oficinas con el fin de alentar la resolución de problemas y facilitación de procesos.

El método que se está popularizando es el de design thinking, el cual “te va dando herramientas, cosas muy puntuales, como si fuera una receta en donde te dicen: ‘bueno a ver cómo puedes abordar estos problemas para tratarlos de manera diferente, para poderlos resolver de otra forma y todo este proceso mapearlo y a lo mejor encuentras cosas que retrabajar, poder innovar… significa un retorno de inversión a mediano plazo”.

Sin embargo, el desplazamiento hacia el desarrollo del colaborador más enfocado en las soft skills en vez de las hard skills no ha sido del todo sencillo.

La coordinadora relató que cuando los tomadores de decisiones pertenecen a generaciones mayores, se encuentran más renuentes a cambiar los procesos internos, pero que cuando los directores son más jóvenes el proceso es menos complicado y más receptivo.

Vázquez Ramírez aseguró que el próximo año también verá un enfoque en habilidades que permitan una comunicación armoniosa, el desarrollo del potencial del colaborador, el trabajo en equipo y un pensamiento creativo orientado en la resolución de problemas.

Este tipo de temas se pueden encontrar en el catálogo de cursos de la Universidad de Monterrey, disponibles para el público en general y para empresas.