Coberturas cambiarias tranquilizan mercados y son proactivas: Banxico

0
124

El anuncio del Banco de México de ofrecer coberturas cambiarias por primera vez ha tranquilizado el mercado y ayudado a recuperar el peso frente al dólar al ser una medida novedosa y “proactiva”, que no da respuesta a un evento coyuntural, indicó el instituto central.

En entrevista, el director general de Operaciones de Banca Central de Banxico, Jaime Cortina, explicó que el potencial de hasta 20.000 millones de dólares en este instrumento “da mucha más confianza a quien quiera participar en los mercados mexicanos”.

El anuncio se dio a conocer el martes, y el impacto se sintió de inmediato, pues la moneda mexicana se recuperó y al día siguiente se colocó por debajo de las 20 unidades por dólar, su mejor nivel desde que Donald Trump ganó las elecciones a la presidencia en Estados Unidos en noviembre.

“Se percibió en el mercado que esta medida fue proactiva más que reactiva, porque se anunció en un momento en donde el mercado estaba muy tranquilo”, señaló Cortina.

En este aspecto, recordó que el instituto emisor venía trabajando “desde hacía mucho tiempo” en este instrumento, que celebrará su primera subasta el próximo 6 de marzo.

Antes, remarcó, los bancos tienen que adaptar sus sistemas para poder ofrecerlo.

Según explicó el Banco de México en días pasados, las coberturas cambiarias liquidables al vencimiento por diferencias en moneda nacional decidieron aplicarse tras meses con un tipo de cambio del peso frente al dólar de “alta volatilidad”, pues se desplomó hasta casi 22 unidades por divisa estadounidense.

La primera subasta se realizará por un monto de hasta 1.000 millones de dólares, y los plazos y montos de las posibles subastas futuras se determinará en cada convocatoria, explicó Cortina.

“Vamos tratar de hacer una lectura de mercado para ver donde hay apetito para estos instrumentos”, detalló.

Explicó que las coberturas cambiarias son “operaciones donde uno pacta la compra o venta en moneda extranjera por una moneda local liquidable en una fecha futura”.

El mismo día de la concertación se establece un tipo de cambio, y es en base a este que al terminar el plazo, tras varios meses o un año, se liquida el contrato en pesos mexicanos.

Se hará una subasta y se asignará un tipo de cambio máximo y mínimo, hasta que se termine el monto.

“Estas coberturas se las vamos a ofrecer a los bancos comerciales mexicanos y (…) la idea es que ellos sean los que intermedian con los distintos agentes económicos”, explicó.

El funcionamiento es simple, si el peso mexicano se deprecia frente al valor establecido en la subasta, el banco central deberá desembolsar la diferencia en pesos, mientras que si se aprecia la moneda nacional, se produce el efecto contrario.

“Si el peso se deprecia respecto al tipo de cambio fijado originalmente, la diferencia va en contra del Banco de México, porque Banxico vendió dólares baratos”, remarcó el experto.

Una de los elementos más interesantes del instrumento, continuó, es que no utilizará reservas internacionales porque cuando la operación vence se paga al postor en pesos.

Las coberturas cambiarias, continuó, dan ventaja a “agentes económicos expuestos a la variación el tipo de cambios”, pues pueden cubrir los riesgos más fácilmente.

Cortina confió en que la demanda provenga de empresas, especialmente aquellas con operaciones en el país y en el extranjero, pero también de inversionistas foráneos.

A nivel macroeconómico, Cortina remarcó que el mandato de Banxico es mantener la inflación contenida, y esperó que para 2018 se regrese a la meta del 3 %, tras pronosticar un 2017 complicado en el que existe el reto de evitar que la subida de precios de las gasolinas o el gas se contagie a otros productos.

No obstante, reconoció que la coyuntura no es fácil, especialmente por una “mayor volatilidad” en los mercados financieros y la incertidumbre por la “política pública” que tomará Estados Unidos en los próximos meses.

Por último, Cortina celebró que el gobernador de Banxico, Agustín Carstens, se quede en la institución hasta noviembre, cuando en un principio debía convertirse en gerente del Banco de Pagos Internacionales (BIS, en inglés) el 1 de julio.

“El gobernador es una persona muy bien reconocida en prácticamente todos los ámbitos de su competencia, e internamente es muy respetado por la Administración del presidente Peña Nieto, por las dos Cámaras y por el sector privado”, concluyó.