Dialoga Desarrollo Sustentable con ciudadanos sobre calidad del aire

0
133

Autoridades de la Secretaría de Desarrollo Sustentable sostuvieron un diálogo con ciudadanos organizados de San Pedro sobre los problemas de calidad del aire de la zona metropolitana de Monterrey y las acciones del Estado para mejorar las condiciones.

El encuentro fue encabezado por el Secretario de Desarrollo Sustentable, Roberto Russildi, y la Coordinadora de Enlace con la Sociedad Civil de la Coordinación Ejecutiva del Gobierno del Estado, Lorenia Canavati.

Russildi señaló que la Secretaría a su cargo realiza reuniones permanentes con ciudadanos, con el fin de que el problema público de la calidad del aire sea discutido desde la sociedad civil, haciendo a un lado intereses políticos y económicos, con el fin de que las soluciones tengan respaldo y gocen de legitimidad democrática.

Durante la reunión, realizada la tarde del miércoles, Desarrollo Sustentable presentó un diagnóstico general sobre las causas de la contaminación en la zona metropolitana de Monterrey.

Los funcionarios del equipo de calidad de aire de la Secretaría explicaron los tipos de contaminantes que se monitorean, las actividades humanas y las fuerzas naturales que generan esa contaminación, además de las condiciones de la geografía y el clima de la ciudad que pueden agravar la problemática.

También discutieron con los ciudadanos sobre las medidas que ya ha tomado la Secretaría de Desarrollo Sustentable y las acciones que debe emprender para mejorar la calidad del aire de la zona metropolitana.

Russildi señaló que 61 por ciento de los días del 2016 registraron una mala calidad del aire, con 212 días fuera de la norma.

Dijo que incluso en años como 2012, se llegaron a registrar hasta 271 días fuera de la norma.

El funcionario expuso que, de acuerdo con la normatividad vigente, el Estado monitorea seis contaminantes principales, entre los que están los óxidos de carbono, de nitrógeno y de azufre, el ozono, las partículas menores de 2.5 micras o PM2.5 y las partículas menores de 10 micras o PM10, que son diminutas partículas sólidas o líquidas suspendidas en el aire.

En la presentación se explicó que, según el inventario de emisiones realizado por la firma LT Consulting, 45 por ciento de las emisiones son producidas por fuentes móviles, es decir, por vehículos automotores, transporte público y privado.

Un 28 por ciento de las emisiones son producto de fuentes naturales, es decir, tierra, arena y otras partículas que son arrastradas por el viento a la ciudad desde los desiertos y suelos erosionados fuera del área metropolitana.

Los funcionarios expusieron que 16 por ciento de las emisiones son producidas por fuentes de área, principalmente construcciones, caminos sucios o sin pavimentar, y el restante 11 por ciento corresponde a fuentes fijas, principalmente industrias (incluyendo las relacionadas a la petroquímica, metalurgia y cementeras).

También se detalló que el control de las fuentes de contaminación depende de diferentes instancias de Gobierno.

Explicaron que 13 por ciento de las fuentes de contaminación son reguladas por el Gobierno federal, incluyendo las industrias petroquímicas, del vidrio, de generación eléctrica, las cementeras y las fundiciones.

Un 10 por ciento de la contaminación debe ser controlada por autoridades municipales, incluyendo los caminos sin pavimentar o sucios, los restaurantes, los comercios y empresas de servicios.

El 8 por ciento de la contaminación debe ser regulada por el Gobierno del Estado, incluyendo industrias como las pedreras, las concreteras y algunas manufactureras, mientras que 41 por ciento corresponde al Congreso del Estado, que debe legislar para generar las competencias para que se actúe sobre de las fuentes móviles.

Aun cuando el Gobierno del Estado asume responsabilidad sobre este último 49 por ciento, no está facultado aún para actuar sobre este porcentaje sin previa autorización del Congreso.

El resto de las fuentes, por ser naturales, no pueden ser reguladas por las autoridades.

Ciudadanos y funcionarios analizaron las acciones que el Gobierno del Estado ha tomado para informar a la población sobre los problemas ambientales de la ciudad y para aplicar las soluciones necesarias para disminuir el volumen de contaminantes que se emiten a la atmósfera.

En la reunión, los representantes de la sociedad civil solicitaron medidas más firmes para sacar de circulación vehículos ostensiblemente contaminantes, así como una regulación más estricta del transporte público y del privado.

Los ciudadanos organizados de San Pedro urgieron a realizar mayores inversiones para actualizar los equipos de medición de la contaminación del aire, los cuales no han recibido mantenimiento en al menos nueve años y requieren una inversión de alrededor de 22 millones de pesos.

Instaron también a que se revisen las normas de calidad ambiental para adecuarlas a los estándares internacionales; actualmente el Sistema Integral de Monitoreo Ambiental está por adquirir tres nuevas unidades.

Adicionalmente, pidieron acciones para mejorar la calidad de los combustibles, ejerciendo una presión conjunta a la Federación que se distribuyen en el área metropolitana, así como acciones claras para mejorar la planeación urbana y la movilidad al interior de la ciudad.

Los ciudadanos ofrecieron participar activamente en la construcción de soluciones que integren a autoridades y sociedad civil, así como a ayudar a difundir en la población la necesidad de que todos hagan su parte en el control de las emisiones nocivas para el medio ambiente.