Diplomáticos de EU se rebelan contra Trump

0
74

WASHINGTON. (EFE).- Más de 100 diplomáticos estadunidenses han firmado un documento interno en el que protestan contra el veto temporal a la entrada al país de personas de siete naciones de mayoría musulmana, por considerar que será contraproducente en la lucha contra el terrorismo.

En el documento, filtrado hoy a la prensa, numerosos funcionarios del servicio exterior expresan su oposición a la parte del decreto firmado este viernes por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que prohíbe durante 90 días la entrada al país a los ciudadanos de Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Yemen e Irán.

Esta prohibición, que solo puede levantarse bajo condiciones que a los países les resultará difícil o imposible cumplir, no alcanzará su objetivo señalado de proteger al pueblo estadunidense de ataques terroristas de ciudadanos extranjeros que ingresen en Estados Unidos”, advierten los firmantes del documento.

Además, esa política va en contra de importantes valores estadunidenses como la no discriminación, el juego limpio y la bienvenida a los visitantes extranjeros y los inmigrantes”, añaden.

El texto, que según el diario The Wall Street Journal ya ha recibido más de 100 firmas, seguía hoy circulando por el Departamento de Estado para recibir nuevos apoyos antes de ser remitido al llamado “canal de discrepancias” de la agencia.

Sus firmantes recuerdan que “la enorme mayoría” de ataques terroristas en EU los han cometido estadunidenses, y que en los casos en que hay extranjeros que han viajado al país para perpetrar atentados, muchos procedían de países no afectados por el decreto, como Pakistán o Arabia Saudita.

Dicho canal se mantiene desde la Guerra de Vietnam (1955-1975) para que sus empleados puedan expresar su disconformidad a las altas esferas de la diplomacia estadounidense sin temor a represalias, y los documentos allí archivados deben recibir una respuesta oficial en un plazo de entre 30 y 60 días.

Aunque los mensajes enviados a ese canal suelen ser confidenciales, varios medios de comunicación estadunidenses reprodujeron hoy partes del documento, que además fue publicado de forma íntegra por el blog especializado en derecho Lawfare.

El documento alerta de que el veto “amargará inmediatamente las relaciones” con esos países “y buena parte del mundo musulmán, que considera que la prohibición ha estado motivada por la religión”.

Al alienarlos, perdemos acceso a la inteligencia y los recursos que necesitamos para combatir las causas que están en la raíz del terrorismo en el extranjero, antes que haya un ataque en nuestro país”, denuncian los diplomáticos, preocupados además por un aumento en el “sentimiento antiestadounidense” en el mundo.

Casi un tercio de las poblaciones combinadas de estos países son niños menores de 15 años, no hay duda de que su percepción de Estados Unidos estará profundamente afectada por este veto”, indican.

Asimismo, los diplomáticos previenen sobre la “terrible carga humanitaria” que puede tener sobre quienes viajan a Estados Unidos para buscar ayuda médica, y sobre las pérdidas económicas que provocará.

Por último, advierten de que el requisito impuesto a los países para que el veto se levante -garantizar que cada individuo que pide visado es quien dice ser y no una amenaza- es demasiado “vago y nebuloso” para que esos Gobiernos puedan o quieran cumplirlo.

Los diplomáticos proponen reemplazar el veto con medidas alternativas de seguridad y opinan que el decreto remite a “los peores momentos de la historia” de Estados Unidos, como la prohibición de vivir en el país a los estadunidenses de origen japonés tras la Segunda Guerra Mundial.

Dentro de unas décadas miraremos atrás y nos daremos cuenta de que cometimos los mismos errores”, sostienen.