El asunto de mi destitución “son chingaderas”: Cuauhtémoc Blanco

0
35

CUERNAVACA, Mor. (apro).- El alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco Bravo, dijo que el proceso que han iniciado los diputados para destituirlo “son chingaderas”, y advirtió que no dejará el cargo.

“A mí me gustan los trancazos. Esto es de orgullo, mi hermano, vamos a ver quién puede más”, subrayó.

En breve entrevista con distintos medios de comunicación, Blanco Bravo aseguró que actualmente no piensa en la gubernatura, sino en hacer un papel honroso con la gente de Cuernavaca. “Primero lo primero, ya después veremos el futuro. Ahorita pienso en la alcaldía nomás”.

Asimismo, destacó que detrás de la campaña en su contra se encuentra el temor que tiene el grupo en el poder, encabezado por el gobernador perredista Graco Ramírez y su hijastro Rodrigo Gayosso Cepeda, actual presidente del PRD en Morelos, quienes lo ven como “un peligro” para disputarle al segundo la gubernatura en la elección de 2018.

“Ellos (los que buscan su destitución) son 40 personas, nosotros somos un chingo, ¿eh? ¡Aguas! ¡Aguas con la gente! ¡Aguas porque somos un chingo! No se metan con la gente, la gente se ha dado cuenta de lo que quieren hacer. La gente está cansada. Somos un buen. La gente está fastidiada”, sostuvo.

Añadió: “Les están temblando las patitas, como decimos, pero yo estoy más preocupado ahorita por sacar adelante a Cuernavaca que por ir por una gubernatura. Eso ni lo pienso, primero es lo primero”, subrayó.

Blanco Bravo aseguró que está “muy tranquilo y contento por el apoyo de la gente, sobre todo las manifestaciones”.

Y es que luego de que la noche del pasado lunes 28 la Junta Política y de Gobierno dio entrada a la solicitud de dos regidores del Partido Social Demócrata (PSD) que piden la destitución del alcalde, colonos de distintas zonas populares de la capital organizaron un día después una manifestación en apoyo al exfutbolista.

“Yo no me voy a dejar, me voy a defender a muerte como siempre lo hice en las canchas. Voy con todo y a sacarles los trapitos a todos”, sostuvo Blanco. Y dijo que cuando sea citado por el Congreso local irá acompañado de sus abogados, “gente que está preparada”.

Explicó que la ruta de su destitución es el primer paso; después su suplente Juan Manuel Hernández Limonchi –cercano a los hermanos Julio y Roberto Yáñez Moreno, antiguos aliados de Blanco y hoy sus más acérrimos enemigos– se excusaría de participar y entonces –planteó– el gobernador presentaría una terna de la que el Congreso elegiría al sustituto.

¿Y saben quién va a controlar la alcaldía?, se preguntó el exfutbolista, y él mismo respondió: “Pues (Rodrigo) Gayosso. Ese señor quiere todo, tiene a todos en la nómina, a los opositores, a los diputados, a todos. Yo no juego con él, por eso me quieren chingar”.

El alcalde informó que la víspera estuvo en la Ciudad de México para reunirse con “gente buena que me quiere ayudar”, aunque no reveló quienes son esas personas, e insistió que “son chingaderas esto que me están haciendo, pero no va a pasar nada. Ya le he dicho a la gente del ayuntamiento que esté tranquila, que me voy a defender”, soltó.

Prosiguió: “Somos más los que queremos hacer algo por Cuernavaca. Muchísima gente que está viendo las injusticias que nos están haciendo”.

Al preguntarle si está cansado o piensa dejar la alcaldía, con una sonrisa y negando con la cabeza respondió: “No, no, imagínate. A mí me gustan los trancazos, a mí me gustan los trancazos, mi hermano. Esto ya es de orgullo. Voy a demostrar que el que nada debe nada teme y con pruebas demostrarlo. Con pruebas contundentes”.

Luego dijo a la gente: “Vamos a salir de ésta, al que obra mal en la vida, le va mal; al que obra bien en la vida le va bien.

Blanco aseguró que irá al Congreso “el día que quieran” porque él no se ha robado nada. “Voy a ir con mis abogados hasta las últimas consecuencias, hasta donde tope. Hay mucha gente que tiene mucha cola que le pisen, voy a desnudar a la clase política de Morelos”, advirtió.

Tras destacar que Morelos está abandonado, no hay turismo y los extranjeros ya no vienen a aprender español, aseguro que “vienen cosas fuertes para el 2018”.

–¿Le tienen miedo a Cuauhtémoc Blanco, que encabeza las encuestas? –se le preguntó.
–Es que yo ya lo he dicho muchas veces, a mí por el momento no me interesa (la gubernatura) –respondió.
–¿Pero le tienen miedo?
–Pues yo creo que sí (…) Primero es la alcaldía y después, al futuro, veremos. Pero primero hay que tratar de hacer algo, hay que chambear, hay que hacerle obras a la gente que realmente lo necesita. La gente tiene muchas necesidades.