El Tuzo sacó su ‘fiera’ y tomó ventaja en la Final

0
100

Al minuto 61, Valencia metió un testarazo mortal para hacer el segundo. (Foto: Imago 7)
La “hermandad” quedó arrumbada en un rincón del estadio porque León y Tuzos ofrecieron una vibrante Final de Ida, donde los dos clubes de Grupo Pachuca mostraron todo su potencial para ser campeones, aunque la sorpresa de los Tuzos pudo más que la solidez de los Panzas Verdes.

El equipo de Hidalgo venció 3-2 a los guanajuatenses gracias a que aprovechó al máximo unos recursos que por momentos parecieron limitados, frente al gran calibre de un rival que, en cambio, se quedó corto al explotar su artillería.

Por su propio peso, el partido se inclinó al inicio a favor de los locales. El imponente Estadio León rugió como una verdadera fiera, suficiente para mermar el entusiasmo de los jóvenes tuzos, muchos de los cuales viven su primera Final.

Antes de los 10 minutos, el “Conejo” Pérez ya había sido requerido para anticiparse al remate de Mauro Boselli, además de que el “Gullit” Peña hizo vibrar el travesaño con un disparo bombeado similar al de su gol el domingo pasado en Toluca.

La ausencia de Walter Ayoví parecía letal en el medio campo de los Tuzos, zona que fue reestructurada por el DT Enrique Meza, quien desde antes de verse en desventaja ordenó el ingreso de Erick Gutiérrez para sacrificar la delantera con la salida de Abraham Carreño.

El cambio se volvió urgente por el 1-0 del “Gullit” con un cabezazo en tiro de esquina al 34′. El León en plena forma era más que un Pachuca lleno de futuro pero todavía de presente incierto.

Sin embargo, la fortuna no abandonó a los hidalguenses que hicieron valer al gran arquero y a su no menos brillante Campeón de Goleo, Enner Valencia, quien calló bocas con dos goles en jugadas a balón parado.

El ecuatoriano ridiculizó a la defensa esmeralda, primero con un remate por abajo en segundo poste en un tiro libre al final del primer tiempo y luego trompicándose en el área al 61′, de cabeza en tiro de esquina.

Fue ahí cuando pesaron más los momentos de pleno dominio que dejó escapar el León, sobre todo por otro remate de Boselli solo frente al “Conejo”, quien desvió como si no tuviera 41 años.

El inmueble guanajuatense quedó impávido con el 1-3 de Hirving Lozano, sorprendente con una descolgada por la izquierda y un zapatazo letal al 69′.

El “Ojitos” vio suficiente con eso y nutrió la defensa con Efraín Cortés perdiendo desequilibrio al sacar al autor del tercer tanto. Ello lo aprovecharon los Panzas Verdes, que fueron un torbellino en la recta final, cuando Boselli puso el 3-2 al 76′ al peinar un tiro libre.

El partido se abrió por completo y los decibeles llegaron a un máximo que no bajó hasta el silbatazo final, ya que Dieter Villalpando mandó un tiro al poste y Boselli estuvo a milímetros de empujar en el área chica un centro de Eisner Loboa.

Además, el “Conejo” desvió otro remate a bocajarro y Miguel Herrera rechazó en la raya un intento más del León.

Así, el próximo domingo habrá campeón y para ello al Pachuca le basta la igualada, mientras que la derrota por un gol obligará a tiempos extras ya que en esta instancia el gol de visitante ya no es criterio de desempate.