Explica Tesorería que ahorros disminuirán déficit presupuestario

0
51

El Gobierno de Nuevo León padece de un desbalance presupuestario de 2 mil 432 millones de pesos en el presente año, por lo que los ahorros que se logren con las medidas anunciadas el pasado 10 de enero, contribuirán a reducir esta diferencia negativa, sin embargo, esto no representa dinero disponible, precisó el Secretario de Finanzas y Tesorero General del Estado, Carlos Garza Ibarra.

Al hacer referencia a la propuesta de la fracción del PAN en el Congreso del Estado de distribuir entre la población los ahorros programados para este año, Garza Ibarra explicó que en el Presupuesto Estatal 2017 existe un desbalance.

“Mientras tenemos programados ingresos por 87 mil 157 millones de pesos, los egresos previstos son de 89 mil 589 millones de pesos. Es decir, faltan 2 mil 432 millones de pesos para poder solventar los gastos programados para este año”, detalló el funcionario.

En este sentido, dijo también que el Gobierno necesita compensar lo que dejará de recaudar por concepto del Impuesto sobre Tenencia o Uso de Vehículos, el cual redujo al 50 por ciento como una de las medidas para apoyar a la economía de las familias que poseen automóvil.

Comentó que la situación que vive Nuevo León actualmente está prevista en la Ley de Disciplina Financiera, que establece que los ahorros generados deberán destinarse, en primer lugar, a corregir el balance presupuestario negativo y, en segundo lugar, a los programas prioritarios de la Entidad Federativa.

El Secretario de Finanzas agregó que con el Plan de Ahorro y Austeridad aplicado desde el inicio de la administración y las acciones implementadas para el fortalecimiento de los ingresos, en 2016 se logró disminuir casi a la mitad el déficit presupuestal.

“El déficit pasó de 9 mil 108 millones de pesos en 2015 a alrededor de 5 mil millones de pesos al cierre de 2016”, comentó.

Recordó que con la intención de afectar lo menos posible los programas de beneficio directo a la población, el Gobierno Ciudadano dispuso en sus medidas de ahorro, en primer lugar, la reducción de los salarios y aguinaldos al Gobernador y funcionarios, la cancelación del Bono del Servidor Público para todo el personal y la racionalización del uso de vehículos oficiales, entre otras restricciones que se agregaron a las que ya se aplicaban desde noviembre de 2015.