Impulsarán UDEM FEMSA hábito de la cocina saludable 

0
77

 

§ La Universidad de Monterrey, Bancos de Alimentos de México (BAMX) y Fundación FEMSA lanzaron el programa “Comer en familia” para empoderar a madres y cuidadoras que acuden a bancos de alimentos
 
San Pedro Garza García, Nuevo León, 15 de febrero 2017.- La Universidad de Monterrey, Bancos de Alimentos de México (BAMX) y Fundación FEMSA impulsarán el desarrollo de diez mil familias en diferentes ciudades del país al promover el hábito de la cocina saludable con productos regionales.
Las tres instancias realizaron esta mañana el lanzamiento del proyecto “Comer en familia”, que busca empoderar a madres y cuidadoras que acuden a bancos de alimentos para convertirse en agentes de cambio en su núcleo familiar.

En la presentación, desarrollada en la Sala Polivalente del Centro Roberto Garza Sada de Arte, Arquitectura y Diseño de la UDEM, participaron el rector Antonio J. Dieck Assad; Mariano Montero, director de la Fundación FEMSA; y Federico González, presidente de BAMX.  

Dieck Assad señaló que a través de este programa, se estará fomentando la educación y los buenos hábitos alimenticios en población marginada, además del empoderamiento comunitario que se logra a través de la guía que brinda “Comer en familia”.

El rector agregó que el desarrollo de este proyecto de educación nutricional tiene el objetivo de lograr un cambio en las prácticas alimentarias de la población beneficiaria de los Bancos de Alimentos de México y, por medio de esto, mejorar el estado nutricional y la salud de la familia.

“Es verdad que los esfuerzos individuales son de mucha utilidad, sin embargo, son las acciones organizadas las que generan un impacto mayor y logran un resultado más trascendente; estoy convencido de que las acciones que surjan a partir de esta colaboración serán un todo un éxito”, subrayó. 

El directivo universitario mencionó que en la UDEM no hay mayor reto que descubrir e implementar nuevas maneras de impulsar la educación en todos los sentidos, y acercarla cada vez más a la comunidad.

Mariano Montero, de la Fundación FEMSA, advirtió que desarrollar programas que incorporen conceptos de desarrollo infantil a la educación nutricional tiene resultados mucho más efectivos que trabajar exclusivamente en hábitos saludables de alimentación.

“A través de ‘Comer en familia’, formamos capacidades en las mamás para que ofrezcan a sus hijos y familias alternativas de alimentos ricos y saludables, así como entornos e interacciones cálidas para impulsar su desarrollo integral”, expresó.

Por su parte, Federico González Celaya, de BAMX, afirmó que el lanzamiento del recetario “marcará históricamente el rumbo de la nutrición y la alimentación de nuestra familias atendidas”.

Mediante talleres que siguen una metodología propia, las beneficiarias desarrollan capacidades que les permiten mejorar el estado nutricional y la salud de sus familias al considerar las costumbres, las tradiciones culinarias, los recursos socioeconómicos y los aspectos culturales, ambientales y gastronómicos propios de México.

Investigadores de la UDEM estuvieron encargados de diseñar una metodología multidisciplinaria para abordar la problemática nutricional de familias de escasos recursos, más allá de una mirada exclusivamente con la alimentación.

Adicionalmente, como parte de este programa, las organizaciones involucradas capacitan a los facilitadores de BAMX, quienes imparten el programa en las comunidades, a través de un manual que ayuda a integrar el conocimiento popular con la información científica.

La asesoría abarca también el monitoreo y la evaluación de los resultados.

El programa “Comer en familia” consta de 24 talleres de cocina que son impartidos quincenalmente a lo largo de un año en comunidades de 11 estados, entre ellos, Chiapas, Guanajuato, Nuevo León y Veracruz.

Durante los talleres, que llevan un enfoque psicoeducativo constructivista, se incentiva a las cuidadoras a retomar prácticas alimentarias saludables para impulsar el bienestar de las familias, en especial, el desarrollo de los primeros años de los niños.

El recetario de “Comer en familia” lo construye cada familia beneficiaria en conjunto con los instructores sesión por sesión, y se va guardando en una caja.

Como objeto, la caja-recetario ocupa un lugar de visibilidad dentro del entorno de la cocina, como una evocación de la convivencia y las tradiciones familiares.