Muere víctima de bullying en Tamaulipas; madre pide justicia

0
134

CIUDAD VICTORIA.– Rebeca Ramírez Rojas, madre del menor Héctor Alejandro Méndez Ramírez de 12 años de edad, quien falleciera a consecuencia de las lesiones que le ocasionaron sus propios compañeros de aula, exige justicia para su hijo.

Con el semblante desencajado por el dolor y la frustración de ver a su hijo sin vida, la madre del menor exigió a las autoridades que se llegue hasta las últimas consecuencias.

“Pido justicia para mi hijo, me acaban de hablar hasta ahorita de la secundaria para ofrecer que me van a traer la credencial de mi hijo y una ayuda económica ¿yo para que quiero la ayuda económica? Lo que quiero es ver que mi hijo salga de ahí caminando, con sus cinco sentidos; que por un juego de unos muchachitos mi hijo salga sin caminar, sin hablar”, dijo.

Y se cuestiona: “¿Por qué se ensañaron así con mi hijo? ¿por qué esa maestra no fue capaz de auxiliarlo, quitarle a esos cuatro muchachitos? ¿por qué?”, se pregunta una y otra vez mientras de nueva cuenta las lágrimas inundan sus ojos.

“Ya presenté denuncia en la Ministerial, mi esposo anda en Derechos Humanos, yo no quiero dinero, yo quiero a mi hijo, yo quiero que me regresen a mi hijo, yo quiero que mi hijo salga de ahí caminando, yo no quiero que me ofrezcan ayudas económicas porque a mí de nada me sirve, yo quiero a mi hijo, necesito que mi hijo esté conmigo”, indicó.

La madre de la víctima refirió que el incidente se registró desde el pasado miércoles en el salón de primero ‘I’, en el turno vespertino de la escuela secundaria general número 7 “Profesor Eleazar Cervantes Gómez”, ubicada en la calle Felipe Angeles y Manuel Ávila Camacho de la colonia Adolfo López Mateos, cuando durante la última clase sus compañeros le aplicaron un juego conocido como ‘El columpio’.

“Cuatro de sus compañeros lo tomaron de manos y piernas y lo balancearon para después arrojarlo sobre la pared”, detalló.

Relata que tras ese incidente el menor pidió a la maestra que imparte la materia de Español que lo ayudara y ésta solo se limitó a pedirles a los alumnos que se calmaran.

De nueva cuenta, los compañeros del adolescente lo cargaron y le volvieron a hacer el mismo juego, pero ahora con mayor fuerza, azotándolo contra la pared para después golpearse con el concreto.

“Hay una denuncia puesta en la Ministerial contra la subdirectora de la escuela, contra la maestra y los prefectos que se dieron cuenta contra la maestra de Español y contra quien resulte responsable”, señaló.

Acusó a los directivos de la escuela de haber actuado con negligencia en el caso del menor, al no prestarle atención médica de inmediato al ver que no se levantó tras el golpe.

“No me hablaron para decirme que mi hijo se había caído porque no le puedo llamar accidente, no fue un accidente fue una agresión hacia mi hijo, fue un intento de homicidio como me dijo el pediátra del Seguro que lo estaba atendiendo, a mí no me hablaron”, insistió.

La afectada alega que cuando su hija mayor de 19 años, Ema Rocío Méndez acudió a recogerlo a la escuela, le extrañó que no saliera y lo mandó a buscar, por lo que le informaron que estaba en la subdirección con los cuatro compañeros que lo agredieron.

“Cuando la maestra ve por el vidrio que va mi hija con dos muchachitos supongo que pensó que iban a golpear a los agresores de mi hijo, pero ellos iban para atenderlo, para sacarlo de ahí, cuando ella los ve les dice a los muchachos: ‘váyanse, muchachitos’ y ellos salen corriendo”, expresó.

Señala que posteriormente su hija procedió a cargarlo entre sus brazos y fue cuando un prefecto de ahí le ofrece trasladarla a su casa, pero haciendo varios altos para que el joven se bajara a vomitar y no le ensuciara su coche.

Al llegar al acceso 2623 del fraccionamiento La Florida, los baja de coche y a pesar de que sabía que no contaban con un vehículo para trasladarlo al hospital, la persona se retiró del lugar sin antes pedir auxilio para el menor.

Ahí con sus propios medios los padres del menor lo trasladaron al IMSS donde en principio le dijeron que solo era el golpe pero ya con los resultados de las radiografías se confirmó que el menor presentaba traumatismo craneoencefálico severo.

“A las 5 de la mañana convulsiona, vuelve a convulsionar, se le hizo un ‘tac’ y ahí aparece que traía un coágulo en el cerebro, me dicen hay que operarlo se trae al hospital infantil a operarse hace dos días me le dio un infarto cerebral me dieron media hora de vida”.

DIRECTIVOS SE LAVAN LAS MANOS

Tras conocerse el fallecimiento del menor, familiares cercanos del menor acudieron ante los directivos del plantel educativo quienes aseguraron que se actuó conforme al protocolo.

“Dijo la subdirectora que se había seguido el protocolo, pero no se le brindó la ayuda porque él inmediatamente tenía que haber sido llevado a que le dieran atención médica y no fue así”.

Lamentaron que la maestra que imparte la clase de español a la que solo identificaron como ‘Denisse’ que en ese momento presenció los hechos no haya intervenido para evitar estos hechos.

De acuerdo a un tío del menor los padres son de bajos recursos y tendrán que conseguir dinero para poder darle los servicios funerarios porque ‘en la escuela se lavaron las manos’.

Por su parte, el supervisor de la zona escolar, y ex director de ese plantel, Paulino Galaviz Rivera dijo que se están investigando los hechos, y se actuó de acuerdo al protocolo, dijo que se al menor s no se le traslado a un hospital porque su hermana quien enfatizo es mayor de edad, decidió que se llevara a su casa para que sus papás decidieran.

“La hermana opinó que se lo llevara a su casa, para que los papás decidieran, por esa razón no se llevo a atención medica”, insistió.

En principio dijo que los hechos fueron poco después de las ocho de la noche al terminar la ultima clases, lo cual contradice lo informado por la madre del menor.

Justificó que en otras ocasiones en que sean presentado otras situaciones con los jóvenes los padres se han molestado por llevarlos a recibir atención médica, por ello insistió que fue la hermana mayor del alumno la que decidió llevarlo a su casa.

Dijo que tanto los menores que participaron en el hecho como la maestra de Español continúan acudiendo de manera normal a la escuela.

Agregó que los hechos se registraron el miércoles y aunque el jueves hubo clases no se tuvo información del joven hasta este lunes.