Pide Papa Francisco en Belén acabar con conflicto israelí-palestino

0
90
Jerusalén, 25 May (Notimex).- El Papa Francisco hizo hoy un llamado a acabar con el conflicto en Medio Oriente e invitó a los presidentes de Israel y Palestina al Vaticano para rezar por la paz, durante su visita a Belén, la segunda etapa de su peregrinación a Tierra Santa.
Al final de una misa al aire libre en la Plaza del Pesebre de Belén, donde la tradición católica dice que nació Jesús, el pontífice llamó a la paz, diciendo que el prolongado conflicto entre Israel y Palestina se ha vuelto inaceptable.
“Por el bien de todos, es necesario intensificar los esfuerzos e iniciativas encaminadas a crear las condiciones para una paz estable basada en la justicia, en el reconocimiento de los derechos de cada individuo y en la seguridad mutua”, dijo ante unas ocho mil personas.
Francisco, quien realiza una peregrinación de tres días a Tierra Santa, terminó la ceremonia lanzando una invitación oficial al presidente palestino Mohamed Abbas y al mandatario israelí, Shimon Peres, para que se reúnan con él en El Vaticano para rezar por la paz.
“Ofrezco mi casa en El Vaticano como lugar para llevar a cabo una plegaria a Dios para que nos conceda el regalo de la paz”, indicó.
“Construir la paz es difícil, pero vivir sin ella es un tormento. Los hombres y mujeres de esta tierra y de todo el mundo nos piden presentar a Dios sus anhelos de paz”, agregó Jorge Mario Bergoglio.
Más tarde, en una parada no programada, Francisco descendió de su “papamóvil” cuando pasaba por el muro de hormigón gris que Israel levantó hace 10 años durante una revolución palestina, que divide Belén de la adyacente Jerusalén.
El Papa rezó y apoyó su cabeza varios minutos sobre el muro de separación en Belén, sobre el cual Israel argumenta que es necesario por razones de seguridad.
Tras haber celebrado una misa ante unas ocho mil personas en la plaza del Pesebre de Belén y orar de forma privada en la gruta de la Natividad, el Papa Francisco almorzó con un grupo de familias palestinas procedentes de Jerusalén Este, Galilea y Gaza.
Además, visitó el campo de refugiados de Dheisheh, donde las familias le transmitieron los problemas diarios que enfrentan, como el muro de segregación, la construcción de colonias o la ausencia de libertad de movimiento que les impiden visitar los santos lugares de Jerusalén.
Tras concluir su visita en la ciudad cisjordana de Belén, el pontífice se trasladó en helicóptero a Tel Aviv y de allí a Jerusalén, tercera etapa de su gira, para reunirse con el patriarca de Constantinopla, Bartolomeo I, jefe espiritual de los ortodoxos.
En el aeropuerto internacional de Tel Aviv, el Papa Francisco fue recibido por el presidente israelí y el primer ministro, Benjamín Netanyahu, entre otros dirigentes de los tres poderes, del Ejército y de las fuerzas de seguridad.