Profesor de secundaria viola a alumna de primer grado en Guanajuato

0
400

LEÓN, GUANAJUATO, 22 de mayo (Al Momento Noticias).-  Con la complicidad, en la práctica, del personal directivo de la escuela secundaria General Insurgente No. 8, el profesor Antonio Jesús Aguirre Zúñiga, violó a una menor de edad, alumna suya de primer grado en la materia de español.
Persisten abusos contra menores de edad
Persisten abusos contra menores de edad
Los padres de la adolescente denunciaron el acoso, primero, y violación de que fue víctima su hija pese a los constantes reclamos que ambos hicieron ante la directora del plantel Laura Aranda, quien en ocasiones anteriores se ha visto involucrada en problemas relacionados también con alumnos y padres de familia.
En una ocasión fue acusada de quedarse con las “cuotas voluntarias” y en septiembre del año pasado, un alumno falleció a consecuencia de una sobredosis de droga que se inyectó al interior de la escuela sin que la profesora haya tenido que responder como máxima autoridad escolar. +
En el caso de la violación presuntamente cometida por el profesor Aguirre Zúñiga, la directora tuvo conocimiento del caso con antelación por la denuncia que por acoso hizo la propia alumna, y más tarde por los padres de la menor. En todas las ocasiones, Aranda brindó protección al mentor y tildó a la adolescente de “mentirosa”  y de “tener mucha imaginación”.
Acosada durante semanas por el profesor, la alumna fue finalmente violada por éste y amenazada de hacer daño a sus padres si ella decía algo.
El 18 de octubre de 2013, narra la madre de la menor,  el profesor forzó a la joven a subir a su auto. La obligó a doblarse el cuello del uniforme y a ponerse encima una camisa de él; la agachó dentro del vehículo y entró a un motel ubicado en la salida a Silao, donde la violó y le tomó fotografías.
“Se burló de ella, la agarró del pelo y le volvió a decir que ya sabía que se tenía que quedar callada, y que ya le había echado el ojo a otra compañera que también le gustaba mucho”, cuenta la madre de “T”.
Enterada de lo sucedido, en ausencia de la directora Aranda Moreno una de sus amigas denunció la violación a otros profesores de la secundaria, a mediados de noviembre. “Los maestros la metieron a una sala donde le dijeron que ella tenía que contar que había querido, que se fue voluntariamente con él, porque si no, le iba a ir muy mal a profesor, iba a perder su trabajo porque ella era una niña”.
Por más que les explicaba que la llevó contra su voluntad y les hablaba de las amenazas –relata la madre- insistieron en hacerla redactar una carta donde afirmara que sostuvo relaciones sexuales con el profesor con su consentimiento.
La directora avaló la conducta de los profesores y ratificó ante los padres de la menor la versión del sexo consensuado aun cuando ésta rechazó la historia y dijo a sus padres lo que el personal de la escuela había hecho con ella tras denunciar el abuso.
Los padres acudieron entonces a la delegación regional de la Secretaría de Educación, que encabeza Francisco Javier Zavala. Ahí les prometieron una investigación. Posteriormente, la SEG les aseguró que el profesor había sido “inmediatamente suspendido” de su labor al frente del grupo, lo cual en realidad no sucedió, puesto que por lo menos hasta enero de este año seguía acudiendo a la escuela, como lo pudo corroborar la familia de la menor.
La Secretaría de Educación asegura que Aguirre Zúñiga sólo estuvo en esa secundaria de agosto a noviembre de 2013 cubriendo un interinato, sin embargo, existe un registro del pago retroactivo por parte de la SEP a Aguirre Zúñiga en el primer trimestre de 2013, correspondiente a labores en esa escuela.
Ante la falta de respuesta, el 15 de noviembre, la familia denunció el hecho ante el Ministerio Público. En la Agencia 40, a cargo de Blanca Isabel Gasca Curiel, también acusada de diversas iirregularidades en el caso de   Laura Patricia Vázquez, asesinada por su pareja, se obligó a la menor a entrar sola, “porque ya estaba bastante grande para dar su declaración y no necesitaba que estuviéramos”.
Después, los padres se dieron cuenta de que en el expediente, la menor  presuntamente había confirmado que había sostenido relaciones sexuales con el profesor sin ninguna amenaza ni de manera forzada. Una vez a solas con sus padres, la joven contó que durante el interrogatorio, la agente del MP le preguntó si le atraía su maestro, si se le hacía guapo o si le gustaba su forma de vestirse o su loción.