Se requiere eliminar mafias rurales en NL para lograr su desarrollo económico

0
98

Por Jesús Hernández

Luego de pronunciarse en favor del regreso del “extensionismo rural”, esquema mediante el cual el 85 por ciento de los campesinos pudieran tener  asistencia técnica permanente, el diputado local del PRI, Fernando Galindo Rojas, denunció que en Nuevo León existen verdaderas mafias de prestadores de servicios en las dependencias que concurren al sector rural, que se dedican a defraudar con los recursos destinados a los productores del campo, desde la década de los noventas.
Galindo Rojas, coincidió con su correligionario de partido, el diputado federal, Marco González, quien también propone el regreso de ese esquema, ya que con él se puede mejorar la producción agrícola y de pasada  solucionar el problema de la soberanía alimentaria.
González, recordó que hace algunos años ese sistema se aplicaba en México, pero  que se diluyó en la década de los noventas y en su lugar se comenzó a utilizar la figura de prestadores de servicios profesionales en los programas de agricultura, el cual dio lugar a esas mafias.
González sostuvo el pasado 5 de mayo junto con más diputados del PRI, una reunión con la Asociación Brasileña de Entidades Estatales de Asistencia Técnica y Extensión Rural, donde informaron que unas de las técnicas más exitosas en Brasil para mejorar la producción agrícola, es precisamente “el extensionismo rural” en zonas de cultivo, como se hacía en México hace algunos años.
Entrevistado al respecto, Galindo Rojas reveló que esas mafias operan en la Sagarpa, Sedesol, Sedatu, Inais, Conagura, Conafor, Firco y Fira, desde donde gestionan los apoyos que están dependencias destinan al campo, pero que la mayoría de las veces no llegan a los productores del campo.
Aseguró que son mafias que ya fueron expulsadas de otras organizaciones y que nacen de un año y desaparecen en otro, y su propósito es engañar y defraudar a los productores del campo nuevoleonés.
Galindo Rojas externó su preocupación por que esos seudo prestadores de servicios conocidos como PSP, ya se incrustaron en la Confederación Nacional Campesina (CNC) de Nuevo León y desde allí ya iniciaron operaciones para convencer a los productores de su gestoría de recursos.
Sostuvo que son profesionales que hacen daño en un lado y ya están en otro, y muchos de ellos tienen despachos que están llegando de Tamaulipas y Coahuila para dedicarse a su labor de defraudación.
Preocupante es, lamentó, que los alcaldes rurales han tenido que recurrir a ellos para poder meter proyectos de desarrollo agropecuario, porque muchas de las veces no saben hacerlo pues no tienen quien los asesore.
“Ha habido muchos fraudes, incumplimientos del propósito y después el gobierno castiga a las comunidades, castiga a los productores, excluyéndolos de cualquier beneficio, así dice la norma, pero lo pronto ya se generó una corrupción rampante en el campo”, manifestó.
Reiteró que los PSP cuando son vetados en una Secretaría van y se insertan en otra, porque con una pequeña certificación vuelven a pasar. Muchos de ellos, son hijos de las propias comunidades rurales y van y dicen: “oigan pues ahora traigo este proyecto, ahora traigo este programa”, 
El legislador priista dijo que hay quienes pidieron recursos para un tractor y no compraron, hay quienes pidieron recursos para hacer una plantación de árboles y no la hicieron, hay otros que pidieron recursos para hacerles obras a su rancho y no lo hicieron, o para hacer una zapatería y no lo aplicaron.
Asimismo, otros solicitaron recursos para poner una tiendita, pero tampoco lo hicieron porque los recursos nunca les llegaron.
Galindo Rojas anunció que ahora con el inicio de audiencias de consulta para la transformación del campo, una de las propuestas que hará ante el pleno legislativo es que traigan esas audiencias al Congreso del Estado.
Advirtió que el tema que más destacará es precisamente el trabajo destructivo que realizan esas mafias en el agro nuevoleonés, por lo que pedirá que la prestación de los servicios técnicos profesionales deben ser prestados por gente profesional.
Es decir, propondrá que sean los consorcios técnicos que han salido de la UANL, como el Consorcio Técnico del Noreste de México o el Consorcio Forestal del Norte de México, que tienen los conocimientos acumulados en maestros egresados de allí y que tienen maestrías y doctorados y que son los verdaderos prestadores de servicios técnicos.