Sueltan 71 palomas en emotivo homenaje al Chapecoense

0
188

MEDELLÍN.
Miles de personas abarrotaron el estadio Atanasio Girardot de Medellín para rendir un homenaje póstumo al equipo de futbol brasileño Chapecoense, la mayoría de cuya plantilla pereció en el accidente aéreo del pasado lunes cuando se dirigían a esta ciudad del noroeste de Colombia.
En el comienzo del homenaje fueron soltadas en el centro del campo de juego 71 palomas que recuerdan a cada una de las personas fallecidas en el siniestro, en el que además hubo seis sobrevivientes.

La multitud, vestida de blanco en su mayoría y con velas encendidas, guardó un minuto de silencio en memoria del “eterno chapecoense”.
Al finalizar el toque de corneta, en medio de lágrimas, los presentes rompieron el silencio y comenzaron a gritar “Vamos, vamos Chape”, que paralizó la ceremonia por algunos minutos.
“Estamos contigo Chape” o “Somos todos Chapecoense”, fueron algunas de las pancartas extendidas en una de las tribunas del Atanasio Giradot, estadio en el que el club brasileño jugaría con el Atlético Nacional el partido de ida de la final de la Copa Sudamericana, que sería la mayor hazaña deportiva de sus 43 años de existencia.
Los jugadores de Atlético Nacional ingresaron en el campo con un uniforme negro y llevando cada uno un manojo de flores.
Una banda militar interpretó una marcha fúnebre mientras el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, y el gobernador del departamento de Antioquia, Luis Pérez, depositaban coronas de flores en el centro del campo.
AFICIÓN DEL CHAPECOENSE TAMBIÉN RINDE TRIBUTO
La afición del Chapecoense transformó la tristeza por haber perdido a la mayoría de sus futbolistas en un accidente de avión en orgullo a través de un homenaje lleno de esperanza celebrado en el estadio Arena Condá, la casa de este modesto equipo brasileño.
El acto se produjo a la misma hora a la que estaba previsto el duelo entre el Chapecoense y el Atlético Nacional, correspondiente al partido de ida de la final de la Copa Sudamericana, el cual se iba a celebrar en Medellín .
“Con mucho orgullo, con mucho amor” o “este sentimiento nunca va a parar” fueron algunos de los gritos entonados en comunión que unieron a una afición todavía en estado de shock por el trágico suceso, pero que sacó fuerzas para llenar por completo el estadio, con capacidad para unas 19 mil personas.
Las escenas de desconsuelo de los primeros días se transformaron en una celebración orquestada por las barras, como si de la previa de una gran final se tratara, donde no faltó el gran despliegue del escudo del “Huracán del Oeste”, apodo que recibe el equipo, en uno de los costados del estadio.