Trump dice que no recibirá órdenes

0
56

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, puso en duda ayer que Washington vaya a mantener la política de “una sola China” a menos que Pekín haga concesiones en materia comercial

“No quiero que China me ordene lo que tengo que hacer”,dijo al periodista Chris Wallace durante el programa Fox News Sunday.

En relación con su reciente conversación telefónica con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, Trump aseguró que “no entiendo por qué tenemos que estar atados a esa política, a menos que logremos un acuerdo con China sobre otros temas, incluido el comercio”.

De esa manera el Presidente electo defendió la llamada que rompió con 40 años de tradición diplomática estadunidense que reconoce a
Pekín como único representante de China.

Añadió, que sólo le avisaron un par de horas antes de que tendría esta llamada, y no semanas o más como se dijo.

El republicano dijo que hubiera sido una falta de educación no recibir el llamado de Tsai que, según explicó, quería felicitarlo por su victoria.

En tanti, el Presidente electo de Estados Unidos aseguró que se considera un creyente de libre comercio, pero destacó que éste tiene que ser justo.

A poco más de un mes de asumir la Presidencia el próximo 20 de enero, Trump
reiteró que muchas empresas estadunidenses que tienen planes de salir del país podrían enfrentar consecuencias por parte de su gobierno.

“No hay libre comercio cuando se van y quieren volver a vender en nuestro país. Eso es un mercado tonto. Soy un gran creyente en el libre comercio pero tiene que ser justo”, dijo Trump.

Al respecto insistió en que impondrá un impuesto a las empresas que salgan de Estados Unidos, construyan sus plantas en México o en otros países Y después busquen reintroducir sus productos al mercado estadunidense.

Dijo que lo que ocurrirá es que nadie se va a mudar y se van a quedar. “La manera de hacerlo es poniendo un impuesto, y se me ha ocurrido la cifra de 35%, pero no habrá impuestos si no sales del país”.

Trump se ufanó en días pasados de haber logrado que la empresa de aires acondicionados, Carrier, mantuviera mil 100 empleos en Indianápolis, Indiana, luego que la compañía había tomado la decisión de mudar algunas de sus operaciones a Monterrey, México.

EL EMPRESARIO RECHAZA EL INFORME DE LA CIA

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó ayer que no cree en las conclusiones de la Agencia Central de Inteligencia(CIA) que señalan que Rusia interfirió en las elecciones estadunidenses para ayudarlo a ganar. Además de que cosidera que la evaluación es “ridícula”.

“Pienso que es ridículo. Es otra excusa. No lo creo”, dijo Trump a la cadena Fox, que lo interrogó sobre esa revelación difundida por The Washington Post.

“No saben si fue Rusia, China o algún otro” quien pirateó cuentas informáticas de organizaciones políticas durante la campaña.

El equipo de transición de Trump rechazó el sábado las conclusiones de la CIA señalando en un comunicado que quienes redactaron el informe “son las mismas personas que dijeron que Saddam Hussein tenía armas de destrucción masiva”.

Según Trump, fueron “los demócratas quienes hicieron público esto porque sufrieron una de las más grandes derrotas de la historia política de este país”.

Interrogado sobre si los demócratas buscarían debilitarlo con estas revelaciones, el mandatario eleto respondió: “podría ser posible”.

ALABA A TILLERSON, PERO SIN DECIDIR

El mandatario electo de Estados Unidos, Donald Trump, alabó ayer en su cuenta de Twitter al jefe de la petrolera ExxonMobil, Rex Tillerson, pero no confirmó si será designado como secretario de Estado en su administración.

“Le elija o no para secretario de Estado, Rex Tillerson, el presidente y consejero delegado de ExxonMobil, es una figura mundial de primer orden y un negociador. Manténganse en sintonía”, escribió Trump en un tuit.

El jefe de ExxonMobil parte como favorito para convertirse en el próximo jefe de la diplomacia estadunidense.

Según la cadena NBC es el elegido, pero su nominación todavía no ha sido confirmada oficialmente.

Tillerson, de 64 años, lleva toda su carrera profesional vinculado a ExxonMobil, empresa en la que entró a trabajar en 1975 como ingeniero de producción cuando se llamaba Exxon.

Republicanos y demócratas expresaron preocupación por los vínculos de Tillerson con Rusia. Exxon amplió sus negocios en Rusia bajo su conducción al tiempo que sus rivales sufrían expropiaciones y obstáculos regulatorios. En 2013, el presidente Vladimir Putin lo condecoró.

El tema generó reacciones que hacen pensar que la confirmación de Tillerson por el Senado no sería fácil.